Orlando City B: más local que nunca

Durante su primer año en la USL, al Orlando City B le tocó vivir una situación bien particular. Sus encuentros como local los jugaba en Melbourne, localidad costera a unas 70 millas de Orlando. Lejos del respaldo de su gente, el conjunto dirigido por Anthony Pulis consiguió meterse en la postemporada.

Este 2017 trajo buenas noticias. La llegada del nuevo estadio de la organización, ha posibilitado que por primera vez el equipo B se sienta verdaderamente en casa, con una barra detrás del arco que se hace sentir en cada encuentro.

La fecha 2 de la naciente temporada de la USL, le permitió a los de púrpura sentir ese respaldo, en el encuentro frente al Louisville City FC. Aunque el estadio no se llenó, los gritos, los tambores y el “¡vamos Orlando!”, se dejó sentir en cada rincón del estadio, con capacidad para 25.500 personas.

“Tuvimos un promedio de asistencia cercano a las mil personas, lógicamente este año esos números deben mejorar”, comentó Rafael Cabrera, miembro del equipo de comunicaciones del elenco de la Florida Central.

Esos números necesitaron apenas una noche en el nuevo estadio para ser superados. 2.741 personas asistieron al choque ante Louisville, representando ya la nueva marca para el club, pese a que se jugó un jueves en horas de la noche.

“No había podido conocer el estadio, porque los juego de la MLS están casi siempre agotados. Aproveché esta oportunidad para ver al equipo B y conocer el estadio que está realmente fabuloso”, dijo Ramón Cabrera, un aficionado ataviado con la camiseta de Orlando City en unas de las primeras filas del escenario.

“No pude ver ningún juego el año pasado porque siempre jugaban en Melbourne y por trabajo era difícil hacer el traslado”, señaló por su parte David Negrón, puertorriqueño, quien acudió al encuentro con su grupo familiar.

Los jugadores también creen que el cambio es positivo. “Es muy bueno porque nos sentimos en casa y además no tenemos que hacer el traslado”, dijo el centrocampista Pierre Da Silva, tras el compromiso que cerró con una victoria 1-3 para los visitantes.

“Sentimos ahora el apoyo de la barra, y eso va a ser muy beneficioso para todos”, cerró Da Silva, quien llegó al equipo filial cedido desde el conjunto principal, con el que debutó hace un par de semana en un juego frente al Philadelphia Union.

Por: Sergio Ruiz Torres / Nación Púrpura

(Publicada originalmente en USLSoccer.com)