Larin sacudió al Galaxy en lo último

Un golazo del canadiense Cyle Larin en el primer minuto del tiempo añadido, extendió a cuatro la racha de partidos ganados como local para el Orlando City desde el arranque de la temporada, catapultando a los de Jason Kreis al primer lugar del Este, luego de un emocionante triunfo 2-1 sobre el LA Galaxy.

El juego, a casa llena en el Orlando City Stadium, representó un récord para la liga, pues ha convertido al cuadro púrpura en el primer equipo de la MLS en ganar cuatro juegos seguidos en un estadio nuevo. Antes, el propio LA Galaxy en 2003, New York Red Bulls en 2010 y San José en 2015, habían conseguido rachas de tres triunfos en estadio recién estrenados.

Fue un duelo cargado de emociones de principio a fin. El dueño de casa resolvió la ausencia de Matías Pérez García otorgándole la titularidad a Giles Barnes, manteniendo inalterable el resto del equipo, incluso con la presencia de Antonio Nocerino, quien había salido ante Red Bulls (1-0) por una lesión en el propio primer tiempo.

No habían terminado de sentarse los aficionados en sus asientos, cuando Giovanni Dos Santos avisó con un disparo desde fuera, que fue rechazado por Spector en el área, en un aviso de cuán cuidadosos debían ser con el mexicano.

Pero la respuesta de Orlando no se hizo esperar y un inspirado Carlos Rivas cobró un tiro libre con “veneno” a los 6 minutos, estrellando el balón en el palo y propiciando un rebote que Barnes aprovechó, víctima de una milagrosa salvada de Van Damme casi sobre la línea de gol.

Ese momento pareció inspirar a los de casa, que poco después se encontraron con la alegría del gol. Scott Sutter envió un balón largo a Will Johnson, que el capitán bajó con el pecho en la entrada del área, apuntó y con sutileza y frialdad la mandó por encima de un adelantado Diop, para inflar las redes con el 1-0 a los 9’, desatando la lógica celebración del local.

Rivas, uno de los más ovacionados de la tarde, pudo haber conseguido el 2-0 en el 18’, con un gran disparo de pierna izquierda, de nuevo al palo y paseándose además por toda la línea de gol, sin que nadie llegara a empujarla.

Del Galaxy muy poco en ataque. Tímidas apuestas con Alessandrini, el más activo de todos, por el costado izquierdo.

Sin embargo, Orlando pareció relajarse a falta de 15 minutos y eso le dio valentía al visitante que se envalentonó en busca del empate. En el 77’ Giovanni Dos Santos estrelló un tiro libre en el travesaño y el remate posterior del defensor Steres, fue salvado muy cerca del gol por Spector.

Seis minutos después, en el 83’, no iban a correr con la misma suerte. El insistente Alessandrini ganó espacios cerca del área grande y no lo dudó dos veces para sacar un remate fuerte y abajo, que superó a Bendik y pegó del palo antes de meterse en la portería para el 1-1.

El trámite y las motivaciones parecían indicar que el empate iba a ser el desenlace final. Pero con Orlando City jugando en su casa y, con Cyle Larin en la cancha, nada se puede dar por sentado. Y de nuevo un tiro de esquina fue clave para la definición.

Will Johnson cobró desde el costado derecho y Cyle Larin se sacudió la marca de Jermaine Jones para de volea y de primera intención, conectar el esférico con contundencia sacando un remate inatajable para Diop, haciendo estallar las gradas con el 2-1 definitivo en el 90+1’, para que Orlando City SC sea hoy el mejor local de la liga.

Por: Sergio Ruiz Torres / Nación Púrpura