Larin liquidó al NYC y ¡Orlando es líder!

Como pez en el agua. Cyle Larin disfruta cada visita a Nueva York, específicamente al Bronx, donde ha marcado 6 de sus 37 goles en la MLS. Un doblete del canadiense fue suficiente para que Orlando City derrotara 1-2 al New York City en el mítico Yankee Stadium, colocando a los leones en la punta por primera vez en su corta historia.

Larin marcó en los minutos 31 y 51, para igualar la punta de los goleadores y acrecentar su leyenda ante los equipos de La Gran Manzana, no importa como se llamen. Ya son 13 goles en conjunto contra Red Bulls y NYC, y 9 solamente contra el conjunto dirigido por Patrick Vieira.

Fue en general otro gran despliegue de la tropa dirigida por Jason Kreis, que de nuevo contó con un Joe Bendik salvador, especialmente en el tramo final del encuentro, cuando los locales lo dejaron todo en la cancha en pos del empate.

De nuevo sin Kaká, quien ya recuperado no hizo el viaje, quizás para no arriesgar y volver con todo en el siguiente duelo ante Colorado, los Leones Púrpuras exhibieron de nuevo el diamante en la mitad que tan buenos resultados le ha dado: Nocerino, Johnson, Higuita y Barnes. De hecho, fue exactamente el mismo once abridor con el que le ganó una jornada antes al LA Galaxy.

New York comenzó mejor. En su estrecha cancha suele ser un equipo que se hace del balón y basa su poderío justamente en eso: la posesión. Sin embargo, encontró pocos espacios para molestar. Un remate de cabeza de Moralez al 24′ y un centro venenoso de Harrison un minuto después, fueron los dos avisos.

Pero si hay algo que caracteriza a esta versión del Orlando City, es que aunque no siempre tiene el balón, es muy efectivo cuando lo domina y consigue llegar al área rival. Y eso pasó a los 31 minutos, cuando tras una serie de ocho pases en la que intervinieron Toia, Higuita, Johnson, Rivas y Sutter, todo terminó con una definición impecable de Cyle entre los dos centrales, para el 0-1.

El gol dejó al dueño de casa atolondrado. No fue capaz de despertar y generar, lo que facilitó las cosas del otro lado, donde entre Spector y Redding se encargaron de despejar cualquier intentona, por más tímida que fuese.

La puntilla llegó apenas iniciado el segundo tiempo, en el 51 para ser exactos, cuando Toia se libró de la marca en una subida por la izquierda y sacó un centro directo a la cabeza del goleador canadiense, quien haciendo gala de su destreza para sacarse la marca, se quitó de encima a Wallace y cabeceó abajo para batir a Johnson y colocar el 0-2 en la pizarra.

Lo mejor de New York se vivió en el último cuarto de hora, envalentonados después del descuento de Villa en el 74′, aprovechando el único despiste defensivo de Orlando en todo el partido, pues lo dejaron solo en un tiro libre colgado al área, un pecado ante uno de los delanteros más efectivos de la liga.

El propio Villa tuvo el empate sobre la hora, pero fue víctima de una gran atajada de Bendik a quemarropa. Orlando apeló a una de sus virtudes, defenderse, sufrió sin duda, pero pudo conservar una ventaja que lo coloca en lo más alto, demostrando además que puede ser tan efectivo afuera, que como en casa.

Por: Sergio Ruiz Torres / Nación Púrpura