Giovinco amargó visita de Orlando

Dos goles del italiano Sebastián Giovinco encaminaron a Toronto a un triunfo 2-1 sobre Orlando City, que pese al descuento de Kaká, se quedó sin gasolina en la recta final de un encuentro entretenido y con opciones.

Por su capacidad ofensiva, Toronto ha demostrado ser un equipo al que hay que defenderle sin fisuras, casi perfecto, si no se quiere sufrir mucho. Y no se habían cumplido ni los primeros diez minutos, cuando ya Giovinco dejaba constancia de eso, facturando un error.

Una gran jugada de Edwards por la derecha terminó con un centro mal rechazado, que tomó Giovinco dentro del área para rematar entre las piernas de dos defensores, venciendo a un Bendik que con la visión bloqueada, no llegó al disparo para el 1-0

A Orlando le costó crear, encontrar claridad para atacar, especialmente en el último cuarto de cancha. Aunque en algunos pasajes, especialmente luego del gol, fue el dominador del balón, ese control de la posesión no se tradujo en llegadas al arco defendido por Bono.

Por el contrario, Toronto tuvo el segundo en los pies de Altidore, pero Joe Bendik se lució con una gran acción saliendo a tiempo en el uno contra uno, para lucirse y mantener el marcador ajustao.

Pero otra falla en la marca propició el segundo de los locales en el 39’, cuando dejaron a Beithashour solo en la derecha, su centro fue rechazado por Bendik, y ninguno de los defensas la pudo sacar. Vázquez se la encontró, la cedió a Giovinco y el italiano definió a placer cerca del área chica para el 2-0.

Justo antes del descanso, Kaká acortó distancias rematando fuerte una jugada que él mismo había comenzado en un tiro de esquina, para el 2-1.

Con la misma fuerza que terminó el primer tiempo, Orlando arrancó el complemento, metiendo a los candienses contra su arco y contando con al menos dos ocasiones claras, ambas en los pies de Cyle Larin, la primera a los 58 y la segunda al 65’, cuando el portero salvó in extremis.

Sin embargo, la salida de Kaká a 25 minutos para el final del encuentro, le bajó el ritmo y la intensidad a la reacción. Estaba presupuestado que el brasileño no fuese más allá del minuto 65’, como parte de su recuperación de la lesión que le hizo perderse casi dos meses de campaña.

A partir de ese momento los locales controlaron, mantuvieron a raya a los hábiles de Orlando y con ello certificaron su victoria con tres puntos que los devuelven a la pelea por los primeros lugares en el Este.

Por: Sergio Ruiz Torres / Nación Púrpura