Empate a puro corazón

El análisis de lo que pudo ser quedó de lado. Un juego marcado por polémicas decisiones arbitrales y sobre todo, la entrega de un equipo que decididamente cuidó su arco y logró el cometido de no perder en medio de circunstancias sumamente adversas. Así se resume la resistencia de Orlando City, que aún con nueve jugadores, sacó un empate 0-0 ante Chicago Fire.

La mesa estaba servida para un duelo con varios ingredientes especiales. La presencia de Bastian Schweinsteiger en Chicago, la vuelta de Kaká a la convocatoria, el debut de Rafael Ramos, en fin, atractivos que en muy poco tiempo iban a quedar opacados por Ted Unkel, el árbitro principal del choque en el “Templo Púrpura”, el Orlando City Stadium.

Todo se rompió apenas a los 26 minutos, cuando en un centro desde la derecha, Rafa Ramos choca con Vincent en la disputa del balón y de manera increíble el juez no sólo marcó falta para el visitante, sino que le mostró la roja directa al joven portugués, que incrédulo tuvo que abandonar la cancha dejando a los suyos con sólo 10 jugadores.

En el video, es posible ver que incluso Rafa no tenía referencia del rival que iba al choque, pero aun así Unkel, un árbitro caracterizado por ser “tarjetero”, le mostró la roja casi sin titubear.

Ello cambió todo lo previsto. Will Johnson se fue a jugar como lateral derecho, reacomodando el mediocampo con Higuita y Nocerino en la primera línea, Barnes y Rivas como creativos y sólo Cyle en punta. Lógicamente le dio alas a Chicago, que se mostró como dominador, aunque sin excesos.

El ingreso de Kaká le daba otro aire a Orlando, que aún con 10 iba a intentar quedarse con el partido, hasta que en el minuto 66 de nuevo la rigurosidad de Unkel, iba a abortar todo. Nocerino entró fuerte contra Polster, una plancha que el juez no iba a perdonar con otra roja directa, quedándose los Leones con sólo 9 futbolistas en cancha.

Hasta allí hubo duelo. La salida de Cyle Larin para el ingreso de Servando Carrasco, determinó lo que iba a ser un juego de uno solo contra otro aguantando. Chicago dominó a placer y se fue con todo en busca del gol, pero la garra y el corazón de los púrpuras pudieron más, para con mucha valentía lograr un empate que sin duda, sabe a victoria.

Por: Sergio Ruiz Torres / Nación Púrpura