Amargo empate ante Kansas City

Emociones a granel, polémica y goles. Orlando City SC regresó a casa pero no pudo sumar completo, tras igualar 2-2 con el Sporting Kansas City, pese a lo cual mantuvo su invicto en su nuevo estadio, donde ya suma seis encuentros sin perder, jugando siempre a con la boletería completamente vendida.

Cyle Larin y Kaká firmaron los tantos del elenco púrpura, que logró apenas su primer punto en los últimos nueve disputados, cayendo al tercer lugar del Este, aunque con menos juegos que los equipos que ocupan las primeras dos posiciones.

La figura fue el joven atacante Latif Blessing, quien vio sus primeros minutos en la liga, aprovechando la ausencia de Dom Dywer, para marcar un doblete que sirvió para que los suyos rescataran un punto valiosísimo.

Los Leones tuvieron que reponerse a varios elementos: primero, comenzar el duelo perdiendo desde temprano, y luego, de puntuales errores arbitrales que de alguna manera incidieron en el resultado final.

A los 8’ una jugada por la izquierda del ataque visitante, terminó en una discutida infracción de Jonathan Spector, que el principal Salazar sentenció. Del cobro de ese tiro libre, llegó la jugada que abrió el marcador, cuando Latif Blessing pescó un rebote en el área chica, para el 0-1 sorpresivo.

Pero Orlando se repuso rápido y siete minutos después lo empató, bajo la conexión de Carlos Rivas a su goleador Cyle Larin. Un centro como con la mano del colombiano, fue conectado de primera por el canadiense, que dejó sin chances al portero Melia para hacer estallar la fiesta en las gradas, firmando el 1-1.

Fiesta total al minutos 26. Scott Sutter no dio un balón por perdido y centró desde la derecha, directo al pecho de Kaká quien se la acomodó  y con un disparo bajo y esquinado, venció a Melia para el 2-1 merecido, resultado que perduraría hasta bien entrada la segunda etapa.

Los de casa parecían tenerlo controlado, hasta que Blessing pescó un nuevo rebote dentro del área, después de un disparo bloqueado a Feilhaber, para cerrar su gran noche y poner el 2-2.

¿Más polémica? Sólo unos minutos después, con Orlando City volcado en busca del triunfo, un tiro de esquina cobrado por Will Johnson fue a parar a la cabeza de José Aja, quien cabeceó limpio a gol, para desatar el festejo de todos en el estadio, hasta que el árbitro Salazar decidió anular el tanto.

La explicación: el juez de línea levantó la bandera porque aparentemente el balón cobrado por Johnson hizo una curva y había salido de la cancha antes de entrar y ser conectada por Aja. No se la cree nadie, pero mató toda posibilidad de levantar el resultado, conformándose los de casa al menos con el hecho de no perder.

Por: Sergio Ruiz Torres / Nación Púrpura